Páginas

Uno de los principales objetivos de la educación debe ser am
pliar las ventanas por las cuales vemos al mundo.
"Dime y Olvidaré.Muéstrame y me acordaré.Implícame y comprenderé" Confucio (551-479 a.c.)



"

lunes, 30 de enero de 2012

LA PALOMA BLANCA Y EL DÍA DE LA PAZ


Cuenta la leyenda, que se celebró hace ya bastantes años, un Día de la Paz, muy extraño. Se cuenta que en este Día de la Paz, no existió la paz, pero tampoco la violencia. Los ciudadanos no sabían lo que significaba  paz, aunque tampoco lo que era la violencia.
Muy extrañados la paloma blanca, símbolo de la paz, y el gran cuervo negro, símbolo de la violencia, se reunieron en una gran azotea para tratar el tema.                                                                                                                     
- ¿Por casualidad, no sabrás  qué es lo que está ocurriendo?- preguntó la paloma.                                                                                                                        – ¡No tengo ni mísera idea!- contestó el cuervo con aire amenazador.  
– De acuerdo, tranquilízate y volvamos a concentrarnos en el tema-  dijo la fiel paloma blanca.
-  Mi fiero instinto, me dice que deberíamos enseñar a los ciudadanos lo que significa la violencia y la paz- respondió el gran cuervo aun con tono amenazador.
- Sí, tienes razón, yo enseñaré a la gente lo que es la paz- dijo la paloma blanca.
- ¡Y yo les enseñaré lo que es la violencia! ¡Ja, já, ja!-  gritó el cuervo.
Los dos se encaminaron en su aventura, enseñar a todo el mundo lo que significan estas dos y contrarias  virtudes.
Para conseguir concluir su misión el cuervo necesitó apenas un año, y  prácticamente salió ileso de su gran misión.
Pero a la paloma no le fue tan bien como al cuervo, necesitó entre seis y siete años para concluir su misión. Además del tiempo que necesitó para recuperarse de sus heridas ,más lo que perdió refugiándose del frío y de los grandes temporales. Pero  lo consiguió gracias a su incansable esfuerzo.
Aunque lo que hizo no sirvió para nada, el cuervo tenía preparadas sus tropas para invadir el mundo y convertirlo en un sin fin de violencia. La paloma no se rindió .Concentró a más de diez mil personas, y de nuevo se encaminó en una gran aventura: salvar al mundo de la violencia.
 Intentaron dialogar con el cuervo, le dijeron muchísimas cosas por las que la violencia está sancionada, hasta que el cuervo dijo basta. Y se rindió ante el poder de la paz.
Todo el mundo se arrodilló ante la paloma blanca de la paz, y le dijeron:
-¡Gracias, por salvar al mundo, paloma de la paz!-
Y así fue como todos conocimos la paz.


JOSÉ ANTONIO LÓPEZ  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios son importantes para nosotr@s